Blog

Técnicas para afrontar situaciones de crisis

por para Blog marzo 22, 2021

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos pasado situaciones de crisis que nos han puesto a prueba. Por un lado, ha habido situaciones a las que nos hemos llegado a acostumbrar, pero eso provoca que el cansancio empiece a pasar factura y tengamos los ánimos a flor de piel. No te pierdas este post en el que te voy a dar unas técnicas para afrontar situaciones de crisis y que te sea lo más llevadero posible.

Si echamos la vista atrás, podemos recordar una situación que nos pilló a todos de imprevisto: el confinamiento debido a la pandemia en Marzo de 2020 sobre el que escribí cómo sobrellevar el confinamiento, lo que nos sirve para cualquier situación que nos provoque estrés. Hoy nos vamos a centrar en nuestros estados de ánimos y las técnicas que te harán más llevadero esta situación de reclusión e incertidumbre.

¿Cómo te sientes al vivir situaciones estresantes?

  • Triste: sin energía y abrumado por todo lo que estamos viviendo.
  • Ansioso: por no saber cuánto durará esto ni cómo estar tanto tiempo en casa.
  • Enfadado: ante cualquier novedad sobre el avance de la enfermedad o al buscar responsabilidades de los ocurrido.
  • Distante: prefieres pensar que no va contigo y realmente estás aburrido en casa, sin saber ya que hacer.
  • Resiliente: te has dado cuenta de que esto es temporal, te adaptas lo mejor que puedes y ya que estás en casa, aprovechas para hacer tareas pendiente y distraerte para mantener el ánimo a raya.

Técnicas para afrontar situaciones de crisis

  1. Vigila tus pensamientos, hay veces que estamos enfadados y no paramos de darle la vuelta a la cabeza. En ese momento, piensa en otra cosa para sustituirlo por otro pensamiento distinto. A mí me sirve mucho pensar en algo divertido o ponerme música que me motive. Somos más de un 70% de agua y eso nos ayuda a cambiar el ánimo al instante. Si quieres ponerte una música de fondo, busca en una que sea 432Hz porque te ayudará a relajarte.
  2. Controla tu respiración, cuando estamos estresados respiramos de manera superficial y nos falta el oxígeno porque nos llenamos de dióxido de carbono. Si quieres aprender a controlar tu respiración, en mi segundo libro el Método CLICK tienes varias meditaciones que te pueden ayudar a relajarte.
  3. Rutina para regular el sueño. Todo esto que nos está pasando puede afectar a tu descanso. Hay personas que les cuesta conciliar el sueño, se despiertan varias veces por las noches o se levantan antes de lo habitual, ¿te ha pasado? Si es así, cuando te cueste dormir piensa cosas que te relajen, no te sabotees con pensamientos negativos. Piensa que vas caminando por el campo o la playa. Agradece cosas buenas que te han pasado en el día, que seguro que las hay y céntrate en tu respiración.
  4. Vacía tu mente: no te calles lo que sientes, coméntaselo a tus amigos o familiares, escríbelo en un diario, dibuja mandalas… puedes hacer muchas cosas que te ayudarán a sentirte más aliviado.
  5. Piensa en el aprendizaje que puedes sacar de esta situación, este frenazo en seco nos ha ayudado a pararnos y reflexionar sobre la vida acelerada que llevábamos, a valorar mucho más la salud y la importancia de estar cerca de tus seres queridos. Es una ocasión perfecta para hacer un balance de tu vida y escribir tus prioridades.
  6. Evita estar sobreinformado, está bien que sepas qué está pasando, pero no cada hora. Si puedes sólo informarte una vez al día, mejor. Eso te hará centrarte en otras actividades que te llenen más. Como ver películas, series o libros que tienes pendientes. Si todavía no te has leído mi libro Claves del coaching, best seller en Amazon, hazte con él ahora.
  7. Apoyo profesional online: aprovecha este tiempo para contactar con un profesional que te acompañe a sacar lo mejor de ti en esta situación. No tengas vergüenza, casi todos estamos pasando por los mismos sentimientos, tener unas herramientas personalizadas que te puedan servir para lidiar con todo esto se agradece. Si crees que ha llegado el momento de pararte, invierte en ti: reserva tu sesión conmigo y te proporcionaré las herramientas que necesitas para mejorar.

Hay que ser resilientes y aceptar que hay situaciones que no puedes cambiar, pero sí la manera de cómo vivirlo para hacerlo lo más llevadero posible, lo que disminuirá tu estrés.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Cesta