Gemma Ramírez

Vivía atrapada en la constante sensación de que no me daba la vida para llegar a todo.
No era consciente ni valoraba que tenía todo lo que un día había soñado.
No descansaba bien, mi mente se llenaba de preocupaciones justo antes de dormir.
Mi pelo y mis uñas se rompían con mucha facilidad. Engordé bastante por la ansiedad.
Hasta que un día, mi cuerpo dijo basta, hasta aquí.
Sufrí unas contracturas terribles que me dejaron bloqueada durante meses, obligándome a pedir la baja y, al fin, a replantearme el estilo de vida que llevaba.

PARA SENTIRME REALIZADA

Me llamo Gemma Ramírez y mi pasión por comunicar, por transmitir y comprender a los demás me llevaron a licenciarme en Ciencias de la Comunicación.

Pero aún así, con el paso del tiempo, me di cuenta de que me faltaba algo para sentirme realizada, acabé perdiendo la ilusión por lo que hacía y empecé a perderme a mí misma, empecé a aceptar estados de estrés continuos, ansiedad, insatisfacción.

Fue cuando, al fin y con un gran coste emocional y vital, hice click. Reinventé mi carrera profesional y me convertí en Life & Business Coach certificada por la Asociación Internacional de Coaching y Psicología (AICP).

¿Por qué decidí ser coach?

● Hubo un tiempo en que estaba demasiado pendiente de cómo percibían los demás, de sus expectativas sobre mí.

● Mi autoestima pendía de un hilo muy fino.

● El estrés era constante de mi vida.

● Tener tiempo para mí parecía un sueño inalcanzable.

● Los míos solo conocían una versión preocupada y enfadada de mí.

● No valoraba nada, sentía que todo era monótono, sin emoción.

● Deseaba volver a estar feliz pero no sabía cómo.

● No escuchaba a mi cuerpo, él me pedía a gritos que cambiase y yo le ignoraba porque cambiar era “complicado”.

● La irascibilidad y la culpabilidad iban de la mano.

● Ahora miro atrás y pienso, ojalá hubiera tenido a alguien que me dijera: 

“Gemma, párate y haz click”.

Decidí apostar por mí, de una vez por todas, fue lo que me sacó de la rueda de hámster.

El coaching fue un antes y un después para mí que me ayudó a encontrar y poner en marcha las herramientas necesarias para vencer al estrés y encontrarme mejor.

AHORA TE TOCA A TI

Mi misión es acompañarte a hacer click para que el estrés no sea la constante en tu vida.

Mi mayor satisfacción es impulsarte en tu profesión.

Cuando tú estás bien, todo lo demás mejora.

Es el momento de parar y de observar qué está provocando ese desequilibrio en tu vida que te impide avanzar y tener tiempo de calidad.

Pongamos las emociones y la comunicación de tu parte.

    Cart