Blog

Efecto Pigmalión para combatir el estrés

por para Blog febrero 1, 2021

¿Alguna vez alguien ha creído en ti y su confianza te ha dado las fuerzas necesarias para conseguir lo que deseabas siendo, a priori, difícil de alcanzar? Precisamente a eso se refiere el efecto pigmalión y te puede servir de gran ayuda para combatir el estrés.

¿Te gustarías saber tu nivel de estrés? Pulsa aquí.

La confianza que los demás tengan sobre ti te impulsará a alcanzar los objetivos más difíciles.

Si nos centramos en la definición del Efecto Pigmalión diremos que se refiere a la potencial influencia que ejerce la creencia de una persona en el rendimiento de otra. Supone, por tanto, algo importante de conocer para los profesionales. Y es que al nosotros creer en nuestro equipo rendirán de una manera superior de lo que lo harían ellos por si solos, lo que aumentará su autoestima.

Por el contrario, ¿cuántas veces has dejado de intentar algo porque pensabas que no ibas a conseguirlo, o incluso te ha salido mal, movidos por el miedo al fracaso que otros te han transmitido o por su falta de confianza?

Lo que crees lo creas: a tu mente le encanta tener razón

Es muy importante que tengas claro qué deseas conseguir para que vayas a por ello y lo consigas. En cambio, si de antemano crees que nunca lo lograrás, tu mente hará todo lo posible para que tengas razón y no te ayudará.

Leyenda de Pigmalión

En sus Metamorfosis, Ovidio recreó el mito y nos contó que Pigmalión era un apasionado escultor que vivió en la isla de Creta. En cierta ocasión, inspirándose en la bella Galatea, Pigmalión modeló una estatua de marfil tan bella que se enamoró perdidamente de la misma. Hasta el punto de rogar a los dioses para que la escultura cobrara vida y poder amarla como a una mujer real. Venus decidió complacer al escultor y dar vida a esa estatua, que se convirtió en la deseada amante y compañera de Pigmalión.

Como en la leyenda, el efecto Pigmalión es el proceso mediante el cual las creencias y expectativas de una persona respecto a otro individuo afectan de tal manera a su conducta que el segundo tiende a confirmarlas. Un ejemplo sumamente ilustrativo del efecto Pigmalión fue legado por George Bernard Shaw, quien en 1913 escribió, inspirado por el mito, la novela Pigmalión, llevada al cine en 1964 por George Cukor bajo el título My fair lady. En esta cinta, el narcisista profesor Higgins (Rex Harrison) acaba enamorándose de su creación, Eliza Doolittle (Audrey Hepburn), cuando consigue convertir la que es al inicio de la historia una muchacha desgarbada y analfabeta del arrabal en una dama moldeada a las expectativas fonéticas, éticas y estéticas del peculiar Higgins. Y posteriormente la película Pretty Woman trata de esta temática.

Efecto Pigmalión en la empresa

En una conocida empresa multinacional fabricante de productos de alta tecnología. Los responsables del departamento de personal convocaron a una persona de su servicio de limpieza, en el último escalafón de la jerarquía de la organización y sin el bachillerato finalizado, a quien dijeron que era, entre todos los miles de miembros de la empresa, el mejor capacitado para ocupar un altísimo cargo de responsabilidad técnica en el plazo de dos años.

La persona elegida no sólo llegó a desempeñar las funciones del alto cargo prometido en menos tiempo del previsto, sino que años después siguió prosperando en la organización. La profecía se cumplió con un éxito extraordinario, más allá incluso de lo que los propios promotores del experimento imaginaban.

Ha habido estudios en diversos ámbitos, pero incluso si analizamos las biografías de grandes genios, que a lo largo de la historia han hecho enormes aportaciones a la humanidad, veremos que en muchos casos hubo una persona que tuvo una fuerte esperanza depositada en ellos y que les hizo mejorar sus resultados.

Tiene una explicación científica

Se ha demostrado que cuando alguien confía en nosotros y nos contagia esa confianza, nuestro sistema límbico acelera la velocidad de nuestro pensamiento, incrementa nuestra lucidez y nuestra energía, y en consecuencia, nuestra atención, eficacia y eficiencia.

Las profecías tienden a realizarse cuando hay un fuerte deseo que las impulsa. Del mismo modo que el miedo tiende a provocar que se produzca lo que se teme, la confianza en uno mismo, aunque sea contagiada por un tercero, puede darnos alas.

Liderazgo para reducir el estrés

Si, como líder, deseas que las personas que están a tu cargo, tanto a nivel profesional como personal, debes creer en ellas para empoderarlas y consigas sus metas, esto les ayudará a sentirse satisfechas y les permitirá seguir cosechando éxitos.

Otro ejemplo muy visual lo puedes apreciar en este vídeo:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Cesta