Blog

¿Cómo afrontar conflictos?

por para Blog abril 19, 2021

¿Cuando vives situaciones estresantes, a veces, no sabes cómo actuar?, ¿en cambio, a posteriori, te arrepientes de lo que hiciste?, ¿te gustaría saber cómo afrontar conflictos?

Vamos a ver una técnica que sigue las pautas de Meichenbaum, inventor de un método para combatir dificultades llamado la “inoculación del estrés” que la puedes leer en mi libro Claves del coaching:  lo que piensas antes de un conflicto es una mezcla de lo que viviste en experiencias anteriores o en situaciones similares.

De ésto dependerá el 75% el ánimo con el que afrontes la situaciónCuando observas los automensajes que repetidamente te lanzas, podrás analizar de qué forma están influyéndote en tu conducta. Después, tienes que sustituirlos por otro tipo de mensajes, más racionales y realistas para salir airosos de la situación. Cuanto más estrés suframos, más nos costará salir airosos de los conflictos. Una buena autoestima es clave para ello.

¿Quieres saber si estás estresado? Pulsa aquí.

Según Olga Castanyer los conflictos se dividen en cuatro etapas según nuestros automensajes.

1º.- “Antes”: Mensajes que combaten el pensamiento temeroso por otros que centren a la persona en lo que tiene que hacer. Recordando que tiene recursos para ello: “¿A qué me tengo que enfrentar exactamente?, ¿cómo voy a hacerlo?”.

2º.-“Al comenzar”: Mensajes de empoderamiento recordando éxitos pasados : “Ahora es el momento de aplicar lo que sé”, “Otras veces lo he superado, ¿por qué esta vez no?”.

3º.- “Momento tenso”: Mensajes tranquilizadores que frenen los pensamientos derrotistas: “Puedo relajarme, voy a respirar hondo y hacerlo mejor”. Mírate desde fuera, usa la empatía (así te resultará más fácil entender la postura de la otra persona) y piensa rápidamente cómo redirigir la situación. Cambia la postura a una más firme, saca pecho y respira profundamente, de esta manera tu estado de ánimo cambiará de inmediato.

4º.- “Después”: Mensajes que evalúen el intento de forma positiva (haya sido un éxito o un fracaso), valorar los avances y eliminar cualquier autoreproche: “Esta vez al menos lo he intentado”, “He avanzado algo respecto a otras veces”, “Ahora tengo más experiencia para la próxima vez que surja algo parecido”.

Una vez haya pasado, sea cual sea el resultado haz un esfuerzo por no machacarte y desconectar de esa situación lo antes que puedas para poder seguir avanzando. Piensa cuál es la manera que mejor te sirve: escuchar tu música preferida (somo más de un 70% de agua), alguna meditación guiada o llamar a ese amigo que siempre te saca una sonrisa porque te ayudará a volver a conectar con tu esencia. Cuando pasen los días, ya tendrás tiempo de valorar con la cabeza fría lo ocurrido y sacar el aprendizaje que te haya aportado.

¿Te gustaría ponerlo en práctica y ver los resultados que obtienes? 

Si te interesa este tema, te recomiendo mi libro el Método CLICK donde te doy varias herramientas para llevar a cabo la resolución de conflictos y evitar dejarse llevar por emociones como el enfado.

    Cesta